¿Final de una dinastía?

Gustavo Langle | @MrStatsMX

El día de ayer, los Guerreros de Golden State recibían en el juego 4 a unos ambiciosos Rockets, que a lo largo de la semana se enfocaron en quitar presión y hacer declaraciones enfocadas en que la presión no estaba con ellos, si no que por el contrario, la presión era para la “Dinastía”.

Se dio el salto inicial del partido y durante los primeros 6 minutos del juego lo Warriors se veían enfocados en aplastar toda esperanza que tuviera Houston, empezando el juego 12-0. D´Antoni pidió un tiempo fuera y durante las siguientes 2 horas y media, los de Houston fueron el mejor equipo de baloncesto del planeta.

El partido terminó 95-92 en un partido con un final muy atrabancado pero emocionante, donde todavía Golden State pudo haber empatado el juego con menos de un segundo.
Esto fue una hazaña increíble, ya que analizando las estadísticas al final de juego si me hubieran dicho que James Harden (jugador a ser nombrado MVP y barba más distinguida de la liga) tiraría 3-12 desde la tercera dimensión y Eric Gordon (Sexto hombre y ganador del concurso de triples en 2017) tiraría 1-8, el reflejo de los primero 6 minutos se hubiera prolongado durante el resto del partido para perder posiblemente por 40 puntos o más de manera consecutiva, pero hay algo diferente con este equipo.

Verán ser o pertenecer a una dinastía es como ser rico, tienes absolutamente todo y estás acostumbrado a tenerlo, pero cuando las cosas se complican y te sacan de tu zona de confort, no significa que no seas prospero en estas situaciones, pero si estarás muy pero muy incómodo, y justo eso es lo que paso con Golden State el día de ayer.

HOU-GOLD

Los Rockets se enfocaron a llevarse al límite; no tanto anotando y respondiendo cada canasta que hacían los Warriors, pero vaya que lo hicieron en el lado defensivo.
“Jugamos la mejor defensa que hemos jugado en toda la temporada” dijo D´Antoni, y no es para menos. Mantener a Golden State a solo 92 con los 4 protagonistas como únicos con doble digito fue la clave. En el juego 1 y 3 que han sido los ganados por los de California, el Big 4 (Green, Thompson, Durant y Curry) anotaron 88 y 83 puntos respectivamente, mientras que en los juegos 2 y 4, el Big 4 se conformó con 68 y 76 sin algún otro jugador desde la banca con doble digito.

Esto es reflejo de la gran defensa colectiva perimetral de los Rockets, pero lo que cambio y le está ayudando a la barba y compañía a dar el salto, es el jugador llamado Christopher Emmanuel Paul.

Paul con solo 1.83 de estatura a lo largo de la serie le ha tocado defender a Curry y a Durant principalmente, y si bien sabemos las maquinas ofensivas que pueden ser, Paul ha hecho un papel más que decente sobretodo el día de ayer siendo factor fundamental para que Durant tirara 9-24 y que Curry tirara 10-16.

¿Esto se repetirá? No lo sé y es posible que la historia te diga que hay que dudarlo, pero indudablemente estamos viendo a un equipo capaz de encestar y de sacar de su zona de confort a una dinastía que, de una manera u otra, podríamos no estar hablando de ella en las finales de este año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s