7-Beach House: RESEÑA

Germán Ortega | @Gobi3_1

Beach House se ha consagrado como uno de los estribos más sobresalientes del dream pop de éstos últimos años. Aunque luego se les pueda criticar de que llevan aplicando la misma fórmula con gran parte de los álbumes que han sacado, hay clara evidencia en la atmósfera que el dúo de Baltimore se ha querido adentrar en cada una de éstas, siendo las más sobresalientes Teen Dream y Bloom. Todos planteándose temáticas de desolación, tristeza y el deseo que se ven reflejadas en las letras así como en la ejecución que incita a armonías dulces y placenteras con cierta familiaridad e influencia en el shoegaze. Igual se ve reflejado en sus más recientes discos: Depression Cherry Y Thank You Lucky For The Stars, ambos lanzados en el 2015 y que de éste último no se esperaba un lanzamiento tan pronto o que fuera una continuación del disco colorado. Cada uno con rumbos totalmente distintos pero bien recibidos por la crítica como de sus mismos seguidores.

Para este 2018, regresan con su séptima larga duración titulada simplemente 7. Fue inevitable que empezaran los cuestionamientos del rumbo que tomaría dicho álbum tras la salida de su primer adelanto Lemon Glow, una canción con aires del Indie Pop donde se constataba si habría cierta variación en la receta que ya les conocemos al dueto sin dejar de lado ciertos matices característicos que ya les hemos oído en sus placas anteriores. Igual se siente palpable con el track abridor Dark Spring, que con unos cuantas percusiones nos introduce inmediatamente al sonido de finales de los ochenta en la que agrupaciones pilares como My Bloody Valentine y Cocteau Twins implementaban en donde se destaca la tesura de sus melodías con letras descoloridas invocando penumbras y un mundo donde la tristeza y la languidez predominan en lo absoluto con mielosas y seductoras voces. La marea se bajaría un poco con Pay No Mind y el hecho de afrontar la ruptura de una relación amorosa.

beachhousecolbet

Con L’Inconnue se percatan armonías, ligeros silbidos y versos góspel con un speech en francés aludiendo a la temática de una decoración parisina del siglo XIX. Puede que aquí se evidencie la aplicación de la misma fórmula que ya hemos oído antes, pero que está ejecutada de una excelsa forma. En Drunk In LA las armonías celestiales y desoladores continúan dando hincapié al tema de soledad y los recuerdos de uno mismo entregando el punto lírico más fuerte de toda la placa.

Con una serie de latidos al inicio para desencadenar inmediatamente la armonía del órgano, Dive nos entrega un momento que alude a la resurrección para continuar con un riff bastante conciso que hace al track progresar de lo liviano a lo sobrecogedor.

En Black Car encontramos la pista más sobresaliente de todo el álbum así como el clímax del mismo. Una vez ya superada la parte más celestial y desconsoladora, proseguiría una más electrónica en donde se nota de manera irrefutable la salida de la zona de confort por parte de Alex Scally y Victoria Legrand de experimentar con otras vertientes pero sin abandonar las gélidas letras.

Continuando con las atmosferas soñadoras, Lose Your Smile y Woo harán que el escucha continúe enganchado con temas referentes a la provocación y deseos lejanos. En Girl Of The Year, se habla del glamour y la sensación de destrucción de una forma más artística ya que el track está inspirado en Edie Sedwick, una de las más grandes modelos de Andy Warhol; para así terminar la placa con Last Ride, una pista de siete minutos y que inspirados de la muerte de la actriz y cantante Nico, nos induce diversas notas de piano y que conforme va transcurriendo la aceleración y protagonismo de los coros angelicales, la canción adquiere la ambientación necesaria para entregar un dulce y triste cierre de disco.

Beach House02

Más allá de lo que se diga en cuanto a si no hay mucha diferencia con sus anteriores trabajos, la calidad y las ejecuciones implementadas en cada uno de los once tracks que conforman este 7 constatan a Beach House como una de las agrupaciones más sólidas de la actualidad y de la que cualquiera que se exponga a sus discos experimentará la dulzura con sabor desolado o la tristeza como la necesaria liberación de uno mismo y que ellos mismos califican como un proceso natural y no como uno necesario.

No dudo que este disco sea opacado por la anticipadísima nueva placa de los Arctic Monkeys y demás alboroto que se descarrile en redes, pero éste terminará con mayor halago y colándose en varias listas de lo mejor del año en Diciembre. Qué envidia por aquellos que fueron a presenciar este prodigio hace unos cuantos días en el Auditorio Blackberry.

Título: 7

Artista: Beach House

Género: Dream Pop / Shoegaze

Fecha de Lanzamiento: Mayo 11, 2018

Disquera: Sub Pop

Duración: 47 minutos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s