EL POST TRAS EL HELL & HEAVEN 2018 (PARTE 2): SÁBADO 5 DE MAYO Y LO QUE SIGUE

Germán Ortega | @Gobi3_1 | FOTOS: GENTILEZA OCESA 

En la publicación anterior, hicimos recapitulación de algunos aspectos generales que esperábamos para esta sexta edición, así como los highlights y los detalles de la primera jornada del denominado festival de metal más importante de América. Sin embargo, para este año el Hell & Heaven se volvió a realizar en un par de días después de cinco años. ¿Cómo se puso el asunto para esta segunda jornada metalera? Aquí te contamos todos los detalles.

Las cosas fueron distintas y peculiares en comparación con el viernes (eso ya dependerá de la perspectiva de cada uno) por diversas situaciones. La más benéfica para todo asistente fue el hecho de que no llovió (o en todo caso de percibirlo fue un chispeo muy leve que no duró nada) y que las cantidades de charcos de lodo no eran demasiadas; pero más allá de eso si se presentaron problemas más notorios y que causaron inconformidad en los fans. Siendo el más protagónico las evidentes fallas de audio durante las presentaciones de Saxon, Megadeth y Marilyn Manson, ésta última siendo de lo más reprochable que pudimos encontrar en estos dos días con todo y los conflictos que hubo entre el reverendo y los miembros de su banda que lo acompañaban. Al parecer, tendremos que esperar buen rato para que el reverendo vuelva a ofrecer un show decente tras los chascosos shows que fueron el Maquinaria en el 2012 y el Knotfest en el 2016 en donde aplicó el juangabrielazo.

Epica-JJC-05may18-198_opt

Por fortuna nuestra y de algunas agrupaciones como Gojira, el caso no fue el mismo. La banda francesa conformada por los hermanos Duplantier dieron uno de los shows más tonificantes de todo el festival como del mismo sábado tocando canciones del Magma, su más reciente placa discográfica, así como material de sus anteriores discos. Los circlepits se desataron con todo, e incluso una ballena inflable que le entregaron a Mario casi al final de su presentación y el fuego ardiendo ante un clima bastante nublado. Un set corto pero muy efectivo y que deja con ganas de que no tarden en regresar que tras esta presentación y su primera venida en el Circo Volador en el 2015, la banda gala ya tiene un cariño muy especial hacia los mexicanos.

Otros de los actos más destacados de ese día fueron las chicas de L7 que desataron su Girl Power alrededor de las cuatro de la tarde con mucha nostalgia noventera; la presencia de los cerveceros de Tankard, que regresaron tras seis años de ausencia y que dejó grato sabor de boca a aquellos fans de la vieja escuela con una de las presentaciones más desapercibidas a mi parecer. Otros que cumplieron fueron los señores liderados por Juan Brujo, que a pesar de haber tocado en nuestro país en múltiples ocasiones en los últimos meses, siempre Brujería garantiza restregar en la cara de los asistentes una brutal presentación como solo ellos saben armar.

También destacó Nervosa con su Thrash Metal desde la región amazónica y que en las próximas semanas estrenan nuevo material, GWAR (se pronuncia War, no Gi War como algunos lo han creído todo este tiempo) con su horripilante show (en buen sentido del humor) con armaduras buscando la destrucción de la humanidad; la presentación de Overkill promocionando The Grinding Wheel, lástima del horario en el que los agendaron dentro del programa; Epica y su principio holográfico comandando por la belleza Simone Simons, y finalmente Tenacious D, el dueto conformado por Jack Black y Kyle Gass que triunfaron en su primera visita a tierras aztecas ofreciendo un show muy divertido y con el carisma que ambos miembros saben implementar con su público.

Por el lado de los headliners, los señores de Judas Priest reafirmaron su estatus como dioses de metal con un show que mezclaba canciones icónicas de los británicos, así como canciones de su más reciente producción discográfica Firepower, y canciones como Sinner y Saints in Hell que la banda tenía décadas sin interpretar en directo. Pero si hay algo destacable de dicha presentación es la potencia y los agudos de Rob Halford en la voz, que muchos ya lo ven de salida pero que a sus 66 años sigue alcanzando unos impresionantes agudos. Con una leyenda al final de su presentación que decía “Priest Will Be Back”, se deja con la expectativa de un posible regreso a nuestras tierras en los próximos meses.

JUDAS_PRIEST_22_opt

Ya para terminar, el plato fuerte del día y de todo el festival, y con una cruz en el centro del escenario Hell, el príncipe de las tinieblas ofreció una última misa en nuestro país. Sabemos que Ozzy ha perdido un poco de intensidad y entonación desde hace varios meses (se notó también en aquella despedida con Black Sabbath en 2016), no obstante, la presentación tuvo momentos muy emotivos (Mama I’m Coming Home), alocados (Bark At The Moon y Paranoid), y otros donde el audio tuvo ligeras fallas que eso puedo incomodar a algunos. Otro punto que a muchos les quedó a deber fueron la cantidad de clásicos que ni Ozzy, ni Zakk Wylde, ni el resto de sus músicos acompañantes interpretaron; canciones como No More Tears, Over The Mountain, o incluso la clásica sabbathina Iron Man, aunque fue bien recompensada con Faires Wear Boots y otros clásicos de su trayectoria solista. Una memorable última presentación en México del maestro de la oscuridad como un digno cierre de esta edición del H&H. Gracias Osbourne por casi cincuenta años de legado y mucho metal, te debemos mucho.

Cuando uno pensó que tras la culminación de Paranoid se marcaría el punto final a esta edición del H&H, las pantallas se iluminan con un tributo a todos los caídos en el género. Pasando desde leyendas como Cliff Burton, Lemmy Kilmister y Bon Scott; hasta fallecimientos más recientes como el de Chris Cornell. Todo acompañado con We Are The Champions, el emblemático himno de Queen junto con una ráfaga de fuegos artificiales que marcaban el patente triunfo que tuvo el festival con cada una de las más de cincuenta bandas participantes y los 160 mil asistentes que se dieron cita en estos dos días y que ya nos apetece la edición del próximo año (si es que se concreta). Solo se espera que tras esta edición hagan ajustes en cuanto a la entrada y salida (que fueron un auténtico infierno ambos días), y que no empalmen a los headliners a la misma hora, así como mejoras en algunos aspectos del sonido en las presentaciones.

Dos días que no olvidaremos, dos días que quedarán marcadas por el resto de nuestras vidas y en el que se demostró una vez más que la música, el rock, y el metal son capaces de unir a la gente, sin importar a que generación se pertenezca. Que afortunados nosotros de tener una amplia gama de festivales en nuestro país. Espero que esta edición del Hell & Heaven haya sido el comienzo de muchas cosas dentro de la escena nacional del género como de todo el conjunto de festivales que abundan a lo largo y ancho de la república. Que el metal sea, hoy y siempre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s