El último clásico de Don Andrés

Por Iván Rodríguez Alfie | @IRoriguezAlfie
El último clásico de Andrés. El número ocho del Barça sale de cambio, el Camp Nou se levanta, la ovación es una despedida inminente, un agradecimiento. La afición reconoce el sentir del astro español, uno que llegó de la casa para otorgar 32 títulos al club. El Madrid lo reconoce, Ramos se acerca y abraza a quien fuera su compañero de selección durante años. Aplausos que son recíprocos entre un canto “Andrés, Andrés” Iniesta voltea a la grada y alza las manos, las gracias son infintas del que ha cumplido los sueños de un niño.
Iniesta es un estandarte del Clásico, 38 partidos jugados en éste que hace pausar al planeta. Andrés se queda sólo a un paso de Xavi, Gento y Sanchís, éste último con el récord de 43 clásicos.
Un partido que ya era trabado, con muchos golpes de por medio, fallas arbitrales y un jugador menos para los culés que lo ganan 2-1 con gol de Messi. Es con él con quién Andrés se acerca a cederle el gafete de capitán, el argentino y el español se funden en un abrazo que terminan con una era, el fin de una generación dorada formada en la Masía.
Iniesta clasico INN
Una despedida prematura que desprende al último capitán español tras Puyol, Valdés y Xavi. Ahora todo recae en Messi, el astro argentino que no se caracteriza por ser un líder que apriete al equipo en el campo. El Madrid consigue el empate en un duelo de guerra más que partido de futbol, un empate a dos goles que continúa el invicto del Barça en Liga. Iniesta regresa al campo, descalzo. Como el niño que juega en el patio de su casa, es la nostalgia de saber lo que fue el partido previo, su último clásico.
La personalidad de Iniesta logra entender al espectador que es un tipo humilde, que en una de sus despedidas, ante tal escenario, no busca el foco, la lente y la foto. Es solidario, termina el partido y de inmediato se entrega a su gente, Barcelona es su casa y su gratitud es temeraria, es un ídolo que vive como aficionado, un niño que creció en el club esperando ser como sus ídolos. Iniesta dejará al Barça en 30 días para marcharse a China, a los 33 años, con todas las copas competidas en su palmarés, gozando del balón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s