En Anfield no caminarán solos

Por Iván Rodríguez Alfie // @IRodriguezAlfie
El Liverpool consiguió una ventaja de tres goles en la semifinal de ida de la Champions League (5-2). La Roma tiene un reto que ya venció en cuartos, anotar tres en casa.
Noches mágicas, ese es el lema que describe a la perfección la noche vivida en Anfield. Mohamed Salah se vistió de héroe, al minuto 36 colgó el balón en el ángulo, al 45 tiro un globito ante la salida del portero romano, y, Anfield se rendía ante el Faraón, un doblete y al descanso.
En el segundo tiempo el Liverpool no bajó la guardia, salieron como ejército y en 10 minutos encontraron el tercero, gol de Mané, pero otra vez aparece Salah con una asistencia brillante. La afición red enloqueció, Liverpool se acercaba a la final. Cinco minutos después, de nuevo el egipcio, dentro del área y no se come el balón, centra para Firmino que marca el cuarto, la noche ya pinta a goleada.
LIV-ASR PT
A cada minuto la Roma se despedía de la Champions, al 70 volvió a aparecer Firmino, sentenciaba a los italianos 5-0 en la ida, Anfield más vivo que nunca. Klopp eufórico con la mirada en el cielo, gritando. La Roma no entendía nada y ya había agotado los tres cambios, justo unos minutos antes del quinto gol, sacando a “Il Nuovo Capitano” Daniele De Rossi.
Con la mesa servida, Klopp manda a la banca a Salah, Anfield aplaude, hoy ha demostrado que es el Faraón. La noche está por llegar a su fin y Liverpool huele la copa de cerca, 10 minutos para apagar las luces, los sueños de la Roma.
61 segundos, Dzecko controla de pecho en el área, la pelota gira rumbo al piso donde bota y hace contacto con el pie derecho del Bosnio, entra, la Roma sueña. Anfield no lo podía creer, han pasado 3 minutos desde el descuento de la Loba y Felix Brych señala el manchón penal, para el Giallorossi, los italianos que siguen vivos. Perotti se en fila, suena el silbatazo y patea, con más técnica que fuerza, bate a Karius que intenta adivinar.
La Roma rescata algo, un sueño, dos goles. Tres para llegar a la final, el reto es volver a meter tres goles en casa, en el Olímpico. El Liverpool sale desentendido, perdido en el campo, con la certeza de que salieron perdiendo una ventaja más que ganando. Así, así es la champions.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s