Ferenc Puskas: El delantero implacable

Por Fernando Rodríguez // @fersho1996

En la vida de cualquier futbolista se procura buscar una estabilidad personal, profesional y económica, al menos son unos de los puntos determinantes para fichar por un club, el lugar de residencia y ese sentido de pertenencia ayudan siempre al jugar y que la afición se sienta identificado con él.

Uno de esos jugadores se llamó Ferenc Puskas, un jugador que sirvió a dos patrias como si no hubiera otra , los tiempos en aquél entonces , me refiero a 1940 en adelante, el futbol era muy distinto al actual, diríamos que jugarlo no representaba ninguna expectativa para tener una vida llena de lujos , pero para el Húngaro Puskas, el futbol fue todo lo que necesitó para tener una vida mejor.

Con la selección de Hungría se convirtió en un gran referente, participó con el Kispet en 1943. Sus actuaciones con el Kispet le valieron entrar a a selección de Hungría con la que disputó 85 partidos anotando 84 goles, sin duda alguna un artillero como ninguno otro en la época. Obtuvo un subcampeonato en la Copa del Mundo de 1954 en Suiza donde anotó cuatro tantos. Se llegaría a pensar que con un promedio goleador así , no habría posibilidad de romperlo o si quiera de pensar en dejarlo; pero Puskas lo hizo.

Puskas INN

En 1956 con el estallido de la Revolución Húngara tuvo que abandonar su país y con eso todo lo logrado conseguido al practicar el deporte que el tanto amó. Para 1958 el Real Madrid lo contrató , un club que dominaba Europa con un jugador llamado Alfredo Di Stefano , su paso por el Real Madrid se resume en la Copa de Europa, la quinta del Real, cuatro Ligas (1961-1964) y una Copa de España (1962); al fin Puskas había encontrado un segundo hogar, se nacionalizó español y tuvo la oportunidad de disputar el mundial de Chile 1962 con la selección española.

Las dos vidas de Ferenc Puskas o como fue conocido a su llegada a España, Pancho Puskas, su primera vida se dio hasta los 30 años que vivió en Hungría , lo demás hasta su muerte se dio en España, el húngaro declaró que amaba más al futbol que a su propia vida, una vida de contrastes al dejar su patria para encontrar otra , una que lo acopio desde el primer momento. En la actualidad la gente lo recuerda con mucho cariño, como uno de los héroes de la institución blanca y el mejor jugador húngaro en la historia, una persona que no jugaba para vivir sino vivía para jugar .

Este personaje vivió del deporte, y el deporte ahora vive por personas como él que representan más que una simple persona. Puskas se convirtió en lo que un delantero debe tener, un gran disparo y buenos movimientos, conceptos que hasta la fecha se buscan para jugadores de esta posición, ahora la historia lo pone como uno de los mejores jugadores que haya visto pisar un campo de fútbol y como tal fue conmemorado a su muerte en 2006; sin duda los que lo vieron jugar se deleitaron porque al final de cuentas empezó a hacer cosas que ningún otro había hecho y es por eso que el premio al mejor gol en una temporada lleva su nombre.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s