Un cambio necesario

Por Gustavo  Langle // @MrStatsMX

Este pasado 8 de febrero del año en curso, se vivió el límite para canjeo de jugadores en la NBA.

Hubieron movimientos a destacar desde el mes de Noviembre como cuando los Soles de Phoenix enviaron al armador Eric Bledsoe a Milwaukee por el poste Greg Monroe y una selección de segunda ronda; y también a finales de enero, los Clippers de Los Ángeles decidieron deshacerse del exagerado contrato de Blake Griffin, mandándolo a Detroit  por un trío de jugadores con la capacidad de contribuir inmediatamente desde la banca. Pero no cabe duda que, como en los últimos años (desde que regresó LeBron), los ganadores de la ronda de canjes de este año se la llevó Cleveland con la esperanza de meterse a la conversación por el título.

No cabe duda que el trade de Irving por Isaiah Thomas y Jae Crowder no estaba funcionando. Thomas aun no parece estar al 100% de salud y  Crowder no mostró nada de la defensa que lo hizo una pieza fundamental para los Celtics; y no solo eso, también las contrataciones de Rose y Wade parecían buenas en papel, pero el problema de edad y lesiones de estos jugadores no jugaba a su favor.

Si a esto le sumamos que los Cavs tenían a la planilla mas vieja de edad y la peor defensa de toda la asociación, Dan Gilbert (dueño de la franquicia) y el Gerente General novato, Koby Altman, necesitaban cambios para cumplir con las expectativas impuestas al inicio de la campaña. Cerca de la hora límite para cambiar jugadores, Altman levantó el teléfono y no cambió a uno o dos jugadores, ¡Limpió la planilla entera!

Primero mandó a Thomas y a Channing Frye a los Lakers, recibiendo a cambio un par de buenos jugadores en Jordan Clarkson y Larry Nance Jr.; y seguido de esto se deshicieron de Shumpert, Rose y Crowder recibiendo experiencia y defensa en el armador George Hill, y capacidad de anotar puntos en el joven Rodney Hood.

Dwyane-Wade

Cabe mencionar que lejos del renombre de los jugadores, el baloncesto funciona gracias al rol de los jugadores que juegan en el sistema, y era obvio que tener a tantos jugadores acostumbrados a ser estelares en otro equipo, no estaba ayudando. Si a esto sumamos la avanzada edad y falta de interés de la mayoría, desató un choque de egos y problemas en vestidores que van a desaparecer en momento que se fueron los jugadores ya mencionados.

El único “pero” que veo en esta serie de  movimientos con los cuales Cleveland se volvió a meter en la conversación de campeonato, es el hecho de que mandaron a Dwyane Wade de vuelta a Miami de donde nunca se debió de haber ido. Y siendo sinceros, de no ser por las lesiones este año, Wade se perfilaba para ser el 6to hombre del año.

En fin. Lo mejor esta por venir y se acerca el “All-Star Weekend” marcando la mitad de la temporada; y si bien, aun falta mucho por jugar, podemos decir que los Cavaliers de Cleveland están de vuelta en la conversación de campeonato. Solo falta ver como “El Rey” LeBron, hace encajar las piezas en este rompecabezas rumbo a quizá su novena aparición en un campeonato de NBA y rogar por algo de suerte que alguien tumbe a los Warriors en la conferencia Oeste.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s