Street Fighting Man: La Historia De Ravel Morrison

Por Hugo Carreón

Llegó a Carrington y desde la primera vez que tocó la pelota se le vieron cosas que no pasan todos los días en el centro de formación del Manchester United. Su ascenso fue tan rápido que Sir Alex Ferguson quedó maravillado al verlo en un partido de equipo Sub-21 de los Red Devils y ahí lo mandó directamente a entrenar con el primer equipo.

Durante su etapa en las inferiores obtuvo la FA Youth Cup en el 2011, fue la figura de ese torneo y además hizo dos goles en la final ante el Sheffield  United, ahí compartió equipo con dos jugadores que hoy están en el primer equipo, Didier Pogba y Jesse Lingaard. Morrison ya era un jugador del que todos hablaban y esperaban se consagrara pronto.

En las prácticas del primer equipo sorprendió a todos y Ferguson le dio la oportunidad de debutar en la Copa de la Liga esperando así que su nuevo descubrimiento siguiera los pasos de Giggs, Beckham o Paul Scholes pero no, Ravel no estaba listo aún para el gran salto.

Morrison MUFC

Tras año y medio en el primer equipo, algo no terminó de convencer a Ferguson y a la mitad de la campaña 2011-12, le abrió la puerta de salida para que creciera en otro equipo y Morrison no tuvo otra opción que jugar en el West Ham donde empezó a mostrar su lado menos brillante.

Cuando apenas se confirmó su llegada al primer equipo lo “celebró” con un escándalo policial en el que fue acusado de agresión física y multado con más de mil libras luego de agredir a su novia.

Un año completo con el West Ham y solo jugó un partido pero continuó su colección de problemas con la policía y líos fuera de la cancha, en el 2013 se fue a préstamo al Birmingham donde solo jugó una campaña y de vuelta con los Hammers para jugar una vez más la mitad de la temporada 2013-14 y ahora se mudó al Queens Park Rangers, donde quizá vivió sus mejores momentos dentro de la cancha.

ravelmorrison

En el QPR, tuvo continuidad mientras se decidió a jugar, cuando quiso mostrar su nivel dejó con la boca abierta a los hinchas al ver sus enormes cualidades dentro de la cancha pero mientras empezaba a convertirse en figura, un nuevo episodio con la policía lo esperaba, otra vez acusado de violencia domestica, contra su novia y también con su madre. Eso lo mandó a prisión durante una semana.

Nueva temporada, nuevos problemas legales y su carrera en descenso, se puso la camiseta del Cardiff City y no juntó ni diez partidos, un año después se fue a Italia para jugar en la Lazio y seguir los pasos (fuera de la cancha) de un ídolo de la hinchada de las Águilas, Paul Gascoigne, en la capital de Italia imitó las noches de bares y fiestas de ‘Gazza’ pero dentro no jugó más que cuatro partidos en dos años.

La directiva de Lazio, cansada de tratar de evitar que viviera en la fiesta, lo mandó de vuelta a Inglaterra, Queens Park Rangers otra vez y la misma historia, pubs, cervezas, líos y muy poco fútbol.

Ravel, según sus propias palabras quiere demostrar que tiene mucho fútbol, en realidad lo tiene, pero para que eso pase, la directiva del Atlas tendrá que cerrar todos los bares de Jalisco, en un jugador muy complicado de manejar.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s