Chávez Jr. VS Canelo: El fiasco más grande en el boxeo mexicano.

Jorge Baez Leyva

Este sábado llegó la pelea más aclamada por todo México, disputada entre el sinaloense, Julio César Chávez Jr. y el ídolo del pueblo jalisciense, Saúl “El Canelo” Álvarez.

La fiesta inició desde el pasado viernes en la celebración del 5 de mayo, en las instalaciones del MGM Grand Arena en Las Vegas Nevada, donde se llevó a cabo la ceremonia de pesaje entre ambos pugilistas.

Chávez Jr. arribó al lugar junto con su padre el gran campeón Julio César Chávez y su entrenador don Ignacio Beristaín, mientras que Saúl “El Canelo” Álvarez llegó con su manager José ‘Chepo’ Reynoso y el resto de su equipo. Entre miles de aficionados los dos mostraron las 164.5 libras pactadas para este encuentro.

Lo que se esperaba con ansias que fuera por declaraciones de ambos la pelea más grande de la época con declaraciones picantes previas, la rivalidad y coraje que se tenían el uno por el otro, impulsó la idea de que uno de los dos acabara noqueado.

Pero al fin llego el día, Canelo y Chávez Jr. se encontraban ya parados frente a frente esperando el campanazo inicial, Saúl se encontró con un Junior que lo único que hacía era defenderse, no se le vieron muchas entradas al sinaloense.

Mientras que Canelo parecía como si solamente lo estuviera boxeando, es decir, llevando el trámite de una pelea sencilla. Muchos golpes a las guantes, y aunque Álvarez sí logró impactar en varias ocasiones a Julio César dejándole un par de lesiones en el rostro, ese nivel que mostró Saúl durante los 12 rounds daba que noqueara a Chávez jr.

Los rostros de los 12 mil aficionados sentados en el interior de la T-Mobile Arena en las vegas que habían gastado alrededor de 4 mil dólares para presenciar este encuentro, se mostraban descontentos con el combate, así también como los millones de aficionados que los seguían a través de las redes sociales “Canelo está peleando contra un costal de cemento” decían.

Al final por decisión unánime el Jalisciense su impuso con gran ventaja contra su rival 120-108, dejándolo en ridículo arriba del cuadrilátero.

Lo que Oscar de la Hoya, había prometido que fuera la mejor pelea y una celebración que para los mexicanos como el 5 de Mayo, como lo que es el día de San Patricio para los irlandeses. Se convirtió en el fiasco más grande del boxeo mexicano de la época.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s